Peru-v

SISTEMA DE SIEMBRA DIRECTA

La perspectiva del suelo. La Agricultura Sostenible. El Sistema de Siembra Directa. Una investigación permanente. Las experiencias en el Perú. Los retos.

Cubrir y alimentar el suelo.

 

La perspectiva del suelo

El Sistema de Siembra Directa se inscribe en la tesis de la Agricultura de Conservación, en la cual se plantea la necesidad de convertir la agricultura convencional actual en otra que sea sostenible, recuperadora de la degradación del suelo y para mejorar el medio ambiente. Utiliza el mejoramiento del suelo como herramienta principal en este propósito.

Agricultura de Conservación

Sin un suelo apropiado, no es posible sembrar y criar vida. Queda descubierto por exceso de labranza y falta de alimento. Se aúna a ello la práctica de la tala y la quema, afectando el medio ambiente y el propio suelo. Su progresiva erosión es pareja con el decaimiento de los rendimientos y contribuye al empobrecimiento de los agricultores. La disminución de la vegetación, conduce al aumento de dióxido de carbono en la atmósfera y el consecuente cambio climático.

Si bien el eje del trabajo de la Siembra Directa es el suelo, el suelo sano en particular, sus beneficios impactan en el uso conveniente del agua, en el aprovechamiento de los residuos de cosecha y la mejora en el medio ambiente. Consecuentemente, los menores costos que se derivan de ese cuidado, incrementan los beneficios para los agricultores.

El propósito principal de esta Agricultura de Conservación, es reemplazar las prácticas de la agricultura convencional por otras que beneficien a la naturaleza y al agricultor, y que sean sustentables.

 

La pérdida del carbono

A través de la fotosíntesis, las plantas absorben carbono en la forma de CO2 y entregan oxígeno molecular. El proceso establece un equilibrio deseable.

En el suelo, el carbono constituye el componente más importante de la materia orgánica, el cual integran junto con el hidrógeno y el oxígeno. Sin una cobertura del suelo, se apura el proceso de oxidación y se devuelve más rápidamente anhídrido de carbono, indeseable en el proceso de calentamiento global. Pero no sólo se pierde carbono.

 

La pérdida de agua y de vida

También la ausencia de cobertura del suelo, desestabiliza su contenido de agua al favorecer su evaporación y rápida infiltración. Pero principalmente, elimina las condiciones que favorecen la vida en el propio suelo. Aquella micro fauna que recicla el material orgánico convirtiéndolo en humus e integrando más fertilizantes al suelo. Tal deterioro es favorecido por la práctica de la quema de residuos de cosecha.

 

Junto con ella, el monocultivo conduce a la persistencia de hierbas que compiten en nutrientes con el cultivo principal así como el incremento de plagas y enfermedades.

Arado continuo, quema y monocultivo conducen a una progresiva desertificación de los suelos, a la disminución de su fertilidad. La pretendida recuperación por el uso cada vez mayor de insumos químicos provoca contaminaciones y resistencias, amén de afectar la economía de los agricultores.

 

La Agricultura Sostenible

 

Se recogen los tres ejes fundamentales de la Agricultura Sostenible o Sustentable:

  • Que brinde sustento económico a quienes la practican. Una agricultura que también se constituya en una forma de obtener ingresos para el sustento familiar.

  • Que se integre y respete el medio ambiente, conservando y de ser posible mejorando el resto de componentes bióticos y abióticos del mismo, humanos o no.

  • Que respete y enriquezca el desarrollo social de los grupos humanos directa e indirectamente involucrados.

 

El Sistema de Siembra Directa

 

El Sistema de Siembra Directa se apunta como propuesta y realidad de una Agricultura de Conservación cumpliendo con las tres exigencias de una agricultura sostenible. Lo hace sobre la base de sus tres principios fundamentales.

  • No remover el suelo, evitando perturbaciones mecánicas.

  • Mantener los residuos de cosecha, favoreciendo la cobertura permanente del suelo.

  • Hacer uso de rotación de cultivos.

Aunque cada principio, y su práctica, tiene efectos benéficos sobre el desarrollo de la agricultura, su uso en conjunto provoca sinergias hacia lo sostenible, lo cual no se obtendría por la sola práctica de cada uno de ellos en forma aislada.

 

El equilibrio del suelo

Variables como la acidez, la conductividad eléctrica, el carbonato de calcio, la materia orgánica, el fósforo y el potasio, constituyen el marco del equilibrio del suelo necesario en el desarrollo sostenible de la agricultura.

Hacia este equilibrio se dirige la práctica de la Siembra Directa. La fotosíntesis y el ciclo estabilizado del carbono en general, son los ejes del mismo.

 

En la fotosíntesis

Utilizando la energía solar y por intermedio del cloroplasto, las plantas transforman el CO2 y el agua en carbohidratos y oxígeno en la forma de tejido verde rico en proteínas. En el suelo, el carbono orgánico es la base de la materia orgánica.

Cuando no se respeta este ciclo natural, por inmersión de la materia orgánica, esta es oxidada más rápidamente por acción de los microorganismos que se nutren de ella. En consecuencia, provocan una menor retención del carbono y una más rápida emisión de anhídrido carbónico a la atmósfera. Ello ocurre en la producción agrícola basada en el arado y el fuego: extraen la materia orgánica del suelo.

 

La labranza natural o biológica

La vida al interior del suelo se nutre de la materia orgánica, la convierte en humus y nutrientes, incorporando de manera estable aire y humedad. Este es el proceso que se conoce como de labranza biológica que se contrapone al de labranza mecánica que hace el efecto en reversa.

La cobertura del suelo, no sólo le protege de los efectos erosivos de agua de lluvia y del viento. Mantiene la humedad y la temperatura, y condiciona un sistema de vida cuyos principales habitantes son también los operarios de este proceso de enriquecimiento del suelo.

 

Una investigación permanente

 

El Sistema de Siembra Directa no pretende ser presentado como una propuesta acabado. De hecho su desarrollo está nutrido de permanentes aportes y adaptaciones a las condiciones locales, respetando sus tres principios fundamentales.

El uso de los rastrojos

La biología del suelo está conformada por una variedad de pequeños organismos que requieren ser alimentados, para que su acción ayude a la fertilidad de las plantas. En la Siembra Directa, este alimento proviene de la presencia de los rastrojos de cosecha que son dejados en el campo. Parte de la investigación se orienta a identificar la calidad más conveniente del rastrojo. Los provenientes de cereales menores, de forestales y de algunas leguminosas, contienen mejores alimentos para la micro y meso fauna del suelo.

 

La labor institucional

Las instituciones universitarias y las entidades públicas y privadas dedicadas a la investigación, encontrarán en el Sistema de Siembra Directa una valiosa motivación en el camino de recuperar los suelos y ayudar a la conservación del medio ambiente. Temas como el intercambio catiónico, la capacidad de retención de elementos como el calcio, el magnesio, el potasio, el sodio y el amonio, ocupan un espacio por investigar en mejoramiento de la acidez o formación de fosfatos.

 

La necesidad de los cambios

Desde la década del 40 del siglo pasado se manifiestan preocupaciones internacionales serias por la degradación del suelo y su conversión en zonas polvorientas. Masanobo Fukuoka en el Japón inicia de manera independiente la revolución del rastrojo, en paralelo con experiencias norteamericanas.

Las experiencias iniciales miran de nuevo el comportamiento de la naturaleza: el sostenimiento en su lugar de la planta envejecida y obsoleta, la asociación de cultivos y la diversidad.

 

Las nuevas tecnologías

La mirada a la naturaleza en la Siembra Directa no supone el rechazo a tecnologías que faciliten el trabajo del hombre, le den ventajas sobre el mismo, y le favorecen económicamente. Parte importante de estas tecnologías que se incorporan están dirigidas a lograr menor esfuerzo humano y menores costos, principalmente en las etapas de siembra y cosecha. El reto más importante en este aspecto, es el sostenimiento del medio ambiente.

 

Las experiencias en el Perú

 

El intercambio de conocimientos

En el país, la práctica de la Siembra Directa comenzó a experimentarse en la zona de selva, habida cuenta de las similitudes ambientales respecto a las zonas donde se practica en Brasil. En San Martín y Ucayali se cuenta con trabajos ilustrativos de su validez.

Pero también se está aplicando en la Costa, particularmente en la Costa Central como en Cañete, Lurín y Huaral. En ambientes completamente distintos de la selva se acumula conocimientos sobre su desarrollo en el Perú.

Los agricultores que la practican convienen de los beneficios de la cobertura: se evita la erosión, disminuye la evaporación y se retiene la humedad del suelo, son protegidos los organismos del suelo favoreciendo su actividad fertilizadora, restringe la luz solar en desmedro de las hierbas competidoras de nutrientes, se retiene el carbono en el suelo.

Con el progresivo mejoramiento, el valor del terreno del agricultor es cada vez mayor.

 

Igualmente los agricultores reconocen que este mayor valor está reflejado por una estructura distinta del suelo de mayor tamaño en sus partículas. Y particularmente por la presencia de vida en él.

Es claro también que progresivamente el suelo necesitará de menos adición de nutrientes externos a los que consigue con el rastrojo. Que a mayor retención del agua, disminuirá la dotación adicional para el riego.

 

El Sistema de Siembra Directa también le proporciona al hombre la posibilidad de cumplir con el suelo: con el rastrojo le deja el alimento que necesita, para que a su vez, el suelo le facilite los alimentos que le hacen falta.

También reconoce que esta alimentación debe ser diaria, por lo que el mantenimiento de rastrojos debe ser permanente. Debido a su diferente composición nutritiva, es necesario estudiar más la combinación del rastrojo con el excremento animal, incluyendo el concepto de inocuidad.

 

Las adaptaciones

Aprovechando los avances en otros países, es conveniente el conocerlos y decidir su aplicabilidad en cada situación.
Existen desarrollos útiles para la pequeña agricultura, especialmente en implementos para la siembra. Será necesario contrastarlos con las conveniencias ergonómicas y los requerimientos de inocuidad en relación con la presencia de animales en el campo.
 

 

La asociación de agricultores

Se ha formado la primera Asociación de Agricultores en Siembra Directa en el Perú. Corresponde a agricultores emprendedores del Valle de Cañete, en su mayoría vinculados al Consejo de Gestión de la Calidad y BPA del mismo valle. Ellos participan en las labores de difusión del Sistema y dan fe de las ventajas del mismo, mostrando un nuevo rostro, tanto de ellos como de sus campos.

Un nuevo escenario para la investigación

En suelos donde se practica la Siembra Directa, se establece también un nuevo laboratorio para la investigación del comportamiento de insectos y de las enfermedades.

Atraídos por un hábitat favorable tanto insectos agresores como defensores de las plantas concurren a este escenario. En poco tiempo se establece un equilibrio que es necesario estudiar con más detalle.

 

Los retos

 

Una opción nacional

El Sistema de Siembra Directa es una alternativa de primera línea para transformar nuestra agricultura en otra que pueda considerarse competitiva. Comprende también lo básico que se requiere en una agricultura de calidad. Se integrará progresivamente a los otros elementos de la agricultura, en particular al agua y sus cuidados para preservarla en calidad y cantidad.

 

Aprendiendo de otros

En América del Sur hay avances significativos en el desarrollo del Sistema de Siembra Directa. Esfuerzos valiosos recorridos que permiten identificar las limitaciones que han sido y están progresivamente superadas. El abandono de los parámetros de la llamada revolución verde y su disposición para hacerlo, es el reto más importante.

Pendientes están varios temas, entre los cuales está la programación para su mayor difusión e implementación en el país.

 

Volver al Principio.